DESTINOS‎ > ‎

FORMENTERA

    Formentera , la isla mejor conservada de toda Baleares, es conocida como el último paraíso del Mediterráneo.
Enclave turístico relativamente tranquilo a pesar de la afluencia de visitantes, ha sabido mantener un
turismo sostenible y responsable con el medio ambiente: más del sesenta por ciento de su superficie es territorio protegido. El mayor atractivo de Formentera, que cuenta con reconocimientos como haber sido nombrada ‘Mejor Isla del Mundo 2006’ por la prestigiosa revista Traveller, son sus playas de arena blanca y aguas cristalinas, su suave clima mediterráneo y la protección de su entorno natural.
La claridad de las aguas de Formentera (Baleares) como en otras islas del archipiélago, radica en la
pradera de posidonia que la rodea, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.
    Fundamentalmente, Formentera es un destino tranquilo para aquellos que necesitan paz y disfrutar de la naturaleza. No obstante Formentera ofrece también la posibilidad de practicar múltiples actividades deportivas, siendo un lugar privilegiado para disfrutar del turismo activo.
    Así, los turistas que visitan Formentera  podrán contemplar el espectacular fondo marino de la isla haciendo submarinismo, practicar otros
deportes náuticos como la vela, el piragüismo o el windsurf, hacer senderismo disfrutando de la belleza de sus paisajes y de su variada flora y fauna, rodear la costa en kayak o alquilando una lancha, hacer cicloturismo, parasailing, practicar la pesca deportiva…
    En sus
veinte kilómetros de litoral el turista podrá encontrar desde extensas playas (como Playa de Llevant) hasta calas recónditas (como Cala Codolá), si bien en todas ellas podrá disfrutar de la tranquilidad de una playa no masificada.
En cuanto al patrimonio histórico-artístico de la isla, en Formentera  pueden visitarse
monumentos como la Iglesia de Sant Francesc Xavier (frente al Ayuntamiento), el Castellum Romano de Can Blai, el asentamiento megalítico de Cap de Barbaria, la Capilla Sa Tanca Vella, las distintas torres defensivas de la isla…
    En el
patrimonio natural de Formentera, tan cuidadosamente protegido por sus habitantes, hay que destacar la pradera de posidonia y la reserva marina dels Freus, que destaca por la diversidad de sus paisajes submarinos. La posidonia es una planta que vive en el mar y hace las veces de depuradora del agua, protegiendo la costa de la erosión y deteniendo los sedimentos, dando lugar a que la arena de las playas sea fina y sus aguas cristalinas. 
    La
gastronomía de Formentera  es eminentemente mediterránea, destacando productos como los pescados, la sal líquida, los higos y el queso de cabra.
Algunos de los platos más representativos de la gastronomía formenterense son la caldereta de langosta (típica también en otras islas del archipiélago balear), la borrida de rajada, el guisat de peix y el peix sec, junto a ensaimadas o buñuelos en el apartado de la repostería.