DESTINOS‎ > ‎

MALLORCA

    Mallorca es la isla más grande del archipiélago balear, y también la más poblada.
    Al cabo del año recibe un total de
doce millones de visitantes, debido a sus múltiples atractivos turísticos: sus magníficas playas, su patrimonio, su entorno natural, su suave clima mediterráneo, la calidad de vida de sus ciudades, su cultura y gastronomía…
     Las
playas de Mallorca, el bien más preciado de la isla, son muy numerosas, ofreciendo opciones óptimas para todos los gustos: desde playas concurridas a calas solitarias, de roca o de arena blanca, desde playas con toda clase de equipamientos y servicios hosteleros a playas vírgenes nudistas…
    Algunas de las playas más conocidas de Mallorca son: Playa de Formentor, Cala Llombards, Playa del Mago, Playa Es Trenc, Playa Camp de Mar, Playa de Portals Vells, Playa del Puerto de Alcudia…
    Si bien lo más promocionado de la isla son sus playas, Mallorca cuenta con un
rico patrimonio histórico-artístico. El paso de las distintas civilizaciones que han poblado la isla (sus restos más primitivos datan del Neolítico) ha dejado su huella en numerosas edificaciones de interés, destacando monumentos como el castillo de Bellver (uno de los tres castillos de planta circular que existen en toda Europa) o la Catedral de Santa María de Palma de Mallorca, popularmente conocida como el Ojo del Gótico.
    Otras
visitas recomendables para conocer el patrimonio de Mallorca son el Santuario de Lluch, el Paseo Calviá, el Castillo de Bendinat, construido por el Marqués de la Romana en el siglo XIX, el casco histórico de Palma, las ruinas de Pollentia en Alcúdia, la Atalaya de ses Animes en Banyalbufar…
    Uno de los mayores atractivos de Mallorca son las posibilidades que ofrece al turista de realizar
rutas y excursiones de lo más variado, recorriendo los parajes naturales de la isla, de enorme belleza paisajística (más del cuarenta por ciento de la isla está protegido, debido a su relevancia natural de su ecosistema).
    Las excursiones pueden realizarse a pie, a caballo, en coche o en barco, habiendo rutas de interés tanto en el interior de la isla como adentrándose en el Mediterráneo (desde el Puerto de Sóller se realizan numerosas excursiones en barco), recorriendo las cuevas de la isla…
    De este modo, para poder moverse por la isla de Mallorca, lo más recomendable es
alquilar un coche. Algunas de las excursiones recomendadas al turista que visita Mallorca  son: Valldemossa, Sóller y Jardines de Alfabia, Sa Calobra-Torrent de Pareis, Alcúdia-Pollentia, Santuario de Lluc, Torre del Verger… si bien existen muchísimas posibilidades.
    Mallorca es un destino muy acertado para aquellos que buscan
sol, playa y tranquilidad, pero al tiempo es también una isla con mucha vida en la que los amantes de la diversión pueden encontrar no poco ocio nocturno. La isla cuenta con un gran número de discotecas y locales para salir por la noche, muy animados y con un gran ambiente. Una de las zonas de ocio nocturno más conocidas es el Paseo Marítimo de Palma, o las zonas de mayor concentración turística, como Megaluf.
    La
gastronomía de Mallorca  añade a la dieta mediterránea la influencia de las civilizaciones que han pasado por la isla, dando lugar a una cocina sana, rica y variada, en la que los protagonistas son platos como el frito mallorquín, lomo con col, berenjenas rellenas, o productos como la sobrasada, el butifarrón, y la ensaimada en el capítulo de los postres.