VIDA A BORDO

EL PATRÓN

El patrón será el máximo responsable dentro del velero. Se encargará de hacer el viaje placentero, conduciendo la embarcación hacia las mejores calas y fondeando en los sitios más adecuados. También será el responsable de desembarcar a los ocupantes en tierra con la barca auxiliar y de velar por vuestra seguridad. Tened en cuenta además que, por estos motivos de seguridad hay que tener siempre de llegar al lugar elegido para dormir antes de que anochezca para que el patrón pueda comprobar buceando que el ancla esté correctamente fijada al fondo, en caso de que el viaje se plantee con pernoctación en calas y no en puerto.

El patrón será el principal tripulante en cuanto al manejo y pilotaje de la embarcación, no obstante, podrá solicitar ayuda del resto de la tripulación para labores específicas como el fondeo o el atraque. El patrón será también quién aconseje el itinerario a realizar, según  vuestras preferencias y siempre teniendo en cuenta las condiciones meteorológicas previstas para el periodo de alquiler del velero. Por el contrario, hacer las compras, limpiar el barco y preparar la comida no forma parte de sus obligaciones. Además, tendrás que hacerte cargo de su manutención durante todo el viaje, lo que implica que el patrón desayunará, comerá y cenará en el mismo régimen que el resto de la tripulación.

 En cuanto a su alojamiento, puede utilizar una de las cabinas del velero, habitualmente la más pequeña. Como norma general, y sin contar con las noches de travesía, se respetarán las horas de descanso del patrón, con mayor o menor flexibilidad, entre las 0.00 h y las 07.00 h.





VIDA A BORDO

La convivencia en velero exige muy poco, la tolerancia y el respeto entre todos hace mas agradable la vida a bordo.

La ruta e itenerarios a seguir se decide de común acuerdo entre los miembros de la tripulación, siendo asesorados por el patrón. En función de las condiciones meteorológicas, y anteponiendo la seguridad de la tripulación y la embarcación el patrón podrá hacer variaciones.

Distribución de tareas: No se requieren conocimientos previos, todo se hace entre todos, poco a poco aprenderéis el manejo del velero si así lo deseáis y se compartirán desde las pequeñas y rutinarias tareas (comidas, compras, limpieza...), hasta las guardias de navegación.

Comida: La comida se organiza entre los tripulantes, siendo lo normal crear un fondo común para la compra de la comida y  gastos (gasoil y atraques). La compra principal es mejor realizarla antes de zarpar.(comprar una vez embarcado es mas costoso y complejo)


NO OLVIDES

  • Utilizar bolsos de viaje que no sean rígidos
  • Saco de dormir (no necesario en meses de verano)
  • Calzado cómodo
  • Impermeable o chubasquero y algún jersey (para las travesías nocturnas)
  • Toallas, neceser, gafas de sol, sombrero, crema de protección solar
  • Gafas de bucear, aletas, cámara fotográfica, CD de música, peliculas en DVD o en soporte informático...
  • Biodramina para evitar posibles mareos. Para tripulación novata, es aconsejable tomarse un comprimido media hora antes de salir (con cafeina en travesías diurnas si queremos disfrutar de la misma)

La vida cotidiana a bordo de un velero va a brindarte maravillosas experiencias. No obstante, existen ciertas limitaciones que debemos tener en cuenta:

  • No hay que malgastar el agua. Los depósitos tienen una capacidad limitada y navegando no están conectados a ninguna red de agua. Esto significa que cada vez que se agote el agua haya que entrar a puerto a recargar los depósitos, lo que en ocasiones puede echar a perder una mañana o una tarde entera de navegación para este fin, lo que puede ser un inconveniente si en nuestro charter no está previsto la pernoctación en puerto. Para evitar este inconveniente, el patron os aconsejará la manera de ahorrar agua a la hora de fregar o de ducharse. Ojo con dejar corer el agua en los grifos!!
  • Atención al consumo eléctrico, toda nuestra energía proviene de las baterías de la embarcación. La embarcación dispone de un generador electrico que habitualmente se conectará un par de horas al día para recargar las baterías del barco y los dispositivos electrónicos. Es aconsejable limitar la función de entrada de datos a los teléfonos móviles (desconexión de wifi,3g, Bluetooth, etc…) y apagarlos por las noches para que con esta única recarga diaria sea suficiente.
  • El WC del barco no tiene nada que ver con los que usamos en nuestros domicilios. No se puede verter ningún objeto pues se produciría un atasco con la consiguiente inutilización del aseo, y por tanto, la pérdida de confort de la embarcación. El procedimiento para “tirar de la cadena” se realiza, cambiando primero la palanca hacia la izquierda, y bombeando unas 15-20 veces. Después cambiamos la palanca hacia la posición de la derecha y bombeamos unas 4-5 veces más, y lo dejamos en esa posición.
En cuanto a normas de mantenimiento mínimas de la embarcación, rogamos que no se fume en el interior de la misma ni en las proximidades de la barca auxiliar, pues tiene el depósito de combustible al aire y además podría pincharse con un quemazo de una colilla. Se ruega también el uso de los sofas, camas, etc… del interior del barco se haga siempre con ropa seca. En cuanto a las puertas de armarios y de las habitaciones, se mantendrán siempre completamente abiertas (sujetas con su gancho situado en la parte posterior) o completamente cerradas. No puertas entornadas puesto que con el movimiento de las olas pueden generar golpes y ruidos molestos.